Blog

28 Abr 2022

NOTAS PARA DIARIO 24/04/2022

Unas escaleras angostas, sin mainel,  y que sobrellevan con el paso del tiempo la  naturaleza imperfecta de los encalados sin ser un inconveniente, todo lo contrario, cronificando su estética, me invitan a remontarlas.

Sucede entonces que los peldaños  me ascienden hasta el mismo cielo. Deduzco que estoy siendo un exagerado y que a lo sumo me aúpan hasta muy cerca de él. Me recomiendo que no hay que hinchar tanto la imaginación, ni siquiera bajo la nocturnidad.

Ya más alto, desde la azotea descubro entonces las estrellas sobre el lienzo mulato de una noche de luna apagada. Los luceros pueblan  la extensión completa de la bóveda celeste. Desde luego que impertérritos.

El Cinturón de Orión me queda al alcance de la mano y la Osa Mayor justo en la vertical de la casa, encima de mi. Me aseguro que fantaseo de nuevo al describir la cercanía.

Observador descubro por casualidad que se trata del mismo cielo que me fascinaba cada verano que visitaba Mallorca  ya hace muchos años. Por consiguiente me digo que el cielo es igual en todas partes, solo lo hace distinto el color del pensamiento. Reconozco que me ha llevado tiempo descubrir ese detalle.

Con todo, la verdad  es que hace una noche pausada que transita con la consciencia marchita de un sonámbulo. No existe ni una pizca de brisa y eso que estoy en una tierra generosa en vientos.

El alba todavía tiene la cabeza sobre la almohada. Ahora es en exclusiva el titilar  de los astros que destacan con facilidad sobre el cielo negro lo que me fascina.

 

 

Más en esta categoría: « TEMPRANO VÍSPERA »
bottom-logo.png
Me gusta deslizarme entre la música; caricaturizar las sombras y reírme de ellas. Dejar el globo de mi imaginación remontar el cielo
© 2024. Todos los derechos reservados.