Blog

07 Ene 2024

ODA AL COLOR

 

Posiblemente uno de los mejores regalos para la vista, aunque las pinturas de Rothko son capaces de  arrancar sutiles aromas de emoción a cualquier sentido. La  experiencia es sublime. En consecuencia, ademas de la vista, el color  alcanza hasta el alma  con una sencillez pasmosa.  No sé afirmar otra cosa.

Pero hay siempre un momento en la historia que si alguien se atreve a decir según qué  está condenado. Bien lo sabe el maestro. Él pretendía que su pintura fuera poesía y música. Pero ahora toca arriesgarse al espectador descubrirlo   en  el color  de los lienzos de Rothko.

Y en esta oportunidad, de repente, aparece: la linea; el trazo; el contorno…o quizá nada de esto,…y solo el color, el tono, y esos  matices  que van llegando sin prisa mientras los miras y se descubren para recrudecerse y suavizarse hasta transformarse en sobrias estepas o centelleantes océanos de color.

Quizá sus figuras expresan nada más que formas geométricas simples.   Mayormente rectangulares pero sin ángulos flotando en el lienzo y moviéndose bajo la insistencia de la mirada. Tal vez representen  nubes cubistas que permanecen bajo o sobre transparencias a la manera de la niebla barrida por la brisa. Su simpleza geométrica carga con la complejidad del color a menudo.

De súbito se abre y interpretas el color. No un color. Pero el color. De repente con él llega el mutismo. Un silencio ensordecedor que roza el misticismo. Una calma que invita al recogimiento. Quizá el maestro,  el pintor, Rothko, pasó horas, días enteros, solo, meditando ante sus obras para perderse y acabar disolviéndose en ellas.

Y aquí estamos delante de su legado: lienzos reducidos a nuestra propia mirada que descubren nada o todo. Quizá algunos de los rectángulos representan ventanas  orientadas hacia nuestros sentimientos  para llevarnos un poco más allá de la esperanza. Y si no, siempre nos queda el beneficio de la oportunidad de ser testimonios  de su maestría, geometría  y dominio del color por unas horas.

 

bottom-logo.png
Me gusta deslizarme entre la música; caricaturizar las sombras y reírme de ellas. Dejar el globo de mi imaginación remontar el cielo
© 2024. Todos los derechos reservados.