Blog

Elementos filtrados por fecha: Enero 2023

%PM, %11 %771 %2023 %18:%Ene

LA FUERZA DEL SILENCIO

Nunca hubiera dicho que tiene tanta fuerza el silencio. Y mira  que hasta es posible que su voz sea más potente que la de la más feroz de las galernas cuando muestra su soberbia.

Su tono apretado ordena el alma o te trae la locura. Despierta miedos, barre inquietudes antes ocultas, y te trae de vuelta esa pausa muda. Entonces surge el dialogo interno; después llega la calma. Suele existir, casi siempre, una fisura por donde se cuela la esperanza.

Cierro la mirada y le convido a tomar un café pero a condición de que marche.

He salido de la casa para despedirle. Noto un ventarrón  no tan comedido como poco después de mediodía. Todo lo contrario, ahora es puro enojo. Sostiene su aliento de forma inversa que la luz menguante del atardecer. Esta se me hace más dulce, más manejable, más serena, como la de la dulce madrugada. No es tan extraño, aunque uno se extraña de cuanto sucede a su alrededor. Luz. Soledad. Silencio. Soplo. Silbido. Sombra. Cambio. Pero el viento... ¡Ay el viento! Nunca viene solo.

Irrumpo en el interior de la casa. Me recojo en el cuarto ante mi escritorio y llevo la mirada hacia fuera otra vez. Descubro unas nubes espesas sobre la sierra. Se me antoja ahora próxima al ventanal que da a un jardín todavía incipiente. Entretanto, todo un mundo de  olivos y  algarrobos arrollan el cielo.

Me digo que en parte soy afortunado, y de otra que tengo suerte sin jugar a los dados, tan solo existiendo, porque todo un mundo sucede en el interior de lo que  refugia el azar. 

Publicado en Blog
%PM, %01 %835 %2023 %20:%Ene

UNO DE ENERO

Hoy, día uno de enero, acostumbra a ser uno de esos momentos introspectivos del año. Es una ocasión  que se espera poco de nosotros los mortales, a lo mejor que seamos capaces de mantenernos en pie para sentarnos a la mesa después de la resaca o excesos  de la noche, pero poca cosa más.

Puede llegar a ser también  uno de esos días en que alguien, solo, o poco acompañado, da cuenta de las sobras de la noche anterior en el desayuno, para seguir dormitando después; come también excesos y cena lo mismo del  mediodía. A lo mejor echando entre colación y colación una cabezadita, forzada por las consecuencias de la experiencia, hasta bien entrada la tarde.

Publicado en Blog
bottom-logo.png
Me gusta deslizarme entre la música; caricaturizar las sombras y reírme de ellas. Dejar el globo de mi imaginación remontar el cielo
© 2023. Todos los derechos reservados.